Todo lo que debe saber sobre la norma de sismo resistencia en Colombia

manos tomando una casa

Durante años el Gobierno Nacional y el Ministerio de Vivienda, Ciudad y Territorio, han modificado la ley de sismo resistencia del país con el fin de garantizar la estabilidad, bienestar y calidad de las construcciones y el patrimonio de muchos colombianos. Los diversos proyectos de apartamentos, casas, industrias y comercios, deben ajustarse a la normatividad que se actualizó por última vez a través del decreto 92113 del 25 de noviembre de 2019.

 

Colombia se encuentra ubicada en una zona de alto riesgo sísmico en la costa del Océano Pacífico, se trata del “Anillo de Fuego del Pacífico”, en donde se producen movimientos de tierra que ocasionan derrumbes cuando las edificaciones no cuentan con estructuras firmes o ignoran el Reglamento Colombiano de Construcciones Sismo Resistentes NSR – 10. 

 

Debido a que muchas empresas del sector constructor pueden omitir estas pautas, es vital que el interesado en un inmueble elija bien entre la variada oferta del mercado, verificando que la construcción de proyectos de vivienda, empresas, locales comerciales, bodegas y otras infraestructuras, sean elaboradas con superioridad y calidad. El valor monetario que representa la propiedad, al igual que la integridad física de quienes viven su cotidianidad allí, pueden derrumbarse junto a una mala práctica de edificación, que incluye deficiencias en los materiales, en los procesos, técnicas, planeación o el diseño.

 

La construcción de edificios y obras civiles es la esencia del desarrollo urbanístico que además de funcional, debe ser seguro. Las normas sísmicas se expidieron por primera vez en 1984, en ese momento se estableció por medio del decreto 1400 del 07 de junio, que todos los proyectos en construcción cumplieran a cabalidad con la normatividad técnica en ingeniería y arquitectura para mitigar los daños causados por sismos. Desde esa fecha, se han presentado modificaciones parciales que se deben tener en cuenta.

 

La actual versión del Reglamento Colombiano de Construcción Sismo Resistente NSR-10 ha tenido modificaciones por medio de los siguientes decretos:

 

Decreto 2525 del 13 de julio de 2010. Clic aquí

Decreto 0092 del 17 de enero de 2011. Clic aquí

Decreto 0340 del 13 de febrero de 2012. Clic aquí

Decreto 0945 del 05 de junio de 2017. Clic aquí

Decreto 2113 del 25 de noviembre de 2019. Clic aquí

 

La norma NSR-10 vigente

 

Con la NSR-10 se pretende que las empresas constructoras cumplan con ciertos requisitos de carácter técnico-científico para el diseño y construcción de estructuras sismo resistentes, con el objetivo de proteger la vida de los habitantes y visitantes de los edificios. La exigencia abarca los proyectos en construcción y aquellos que se edificarán a futuro, como los apartamentos sobre planos y la construcción de casas en Girardot que está en auge.

 

Todos los proyectos de construcción deben cimentar estructuras sólidas de sismo resistencia, dimensiones apropiadas y materiales resistentes para soportar fenómenos naturales repentinos como los temblores. El objetivo de la norma se mantiene e indica ciertos cambios enmarcados en cuatro artículos: modificación, resolución de diferencias, régimen de transición y vigencia.

  • La construcción deberá sujetarse estrictamente a los planos aprobados por el Curador Urbano o la autoridad encargada de la expedición de licencias urbanísticas.

 

  • Las especificaciones en la señalización sobre evacuación del establecimiento por desastres naturales, deben incluir los grupos de ocupación de cada una de las partes de la construcción y el número de personas para las cuales está diseñado el espacio, entre otras disposiciones definidas en el Capítulo A.2 y A.9

 

  • Respecto a los elementos no estructurales, el diseño de los sistemas como estanterías debe ser llevado a cabo por ingenieros estructurales o mecánicos en las constructoras  de vivienda.

 

  • Se incluyen controles más rigurosos en la supervisión técnica independiente para proyectos iguales o superiores a 2.000 metros cuadrados.

 

  • El supervisor técnico debe ser un profesional ingeniero civil o arquitecto, constructor en arquitectura o ingeniero mecánico (para las estructuras prefabricadas).

 

  • Los aspectos fundamentales de diseño contemplan la influencia del tipo de suelo en la amplificación de los movimientos sísmicos, el potencial de licuación del suelo, el comportamiento eólico y térmico de acuerdo a las juntas del proyecto, la comprobación técnica de los materiales a utilizar y la verificación de la concepción estructural de cargas verticales y horizontales.

 

5 características de una construcción sismo resistente

 

1. Debe contar con un estudio previo del suelo, antes de proyectar la construcción. El fin es que se definan materiales, diseño funcional y acorde a las condiciones, además de su viabilidad.

 

2. Forma simple, simétrica y regular, ya que las formas irregulares facilitan la torsión de la estructura.

 

3. El edificio y la estructura en general deben ser livianos. Cabe resaltar que entre más liviano sea, menos será la fuerza que tendrá que soportar en algún sismo o terremoto.

 

4. Debe tener mayor rigidez para prevenir daños en las paredes y las respectivas divisiones que conforman la estructura.

 

5. Garantizar la cimentación para mantener la resistencia y el equilibrio de la estructura. Así, en caso tal de que haya un terremoto o un sismo, sea posible distribuir las cargas y pesos en el terreno.

 

En total son más de 30 modificaciones parciales a la NSR-10 que las constructoras en Bogotá y en el resto del país cumplen para asegurar calidad y seguridad en sus proyectos. En OIKOS Constructora trabajamos bajo los estándares de la normatividad. Lo invitamos a conocer nuestros proyectos aquí y a invertir en viviendas con todos los requerimientos vigentes en infraestructura.

COMPARTIR EN:
¡Consulta por nuestros proyectos!
Contáctenos
CONTÁCTENOS
*Campos obligatorios
Acepto y Autorizo la Política de tratamiento de datos.
x
CONTÁCTENOS
*Campos obligatorios
Acepto y Autorizo la Política de tratamiento de datos.