OIKOS, cuarenta años construyendo país

martes 08 de enero del 2019 | Por: Equipo de redacción OIKOS
Conoce nuestro grupo, somos OIKOS

En la Antigua Grecia las casas representaban más que una edificación, eran símbolo de la familia, el sustento económico, las actividades de cultivo y ganado, e incluso, la relación con la naturaleza. Se consideraban la unidad base de la sociedad, pues en torno a ellas transcurría la vida en comunidad. Los griegos llamaban a esta construcción y sus implicaciones sociales: Oikos.

 

Conscientes del significado y de la connotación del nombre, un grupo de ex jesuitas y estudiosos de la filosofía crearon en 1979 una empresa dedicada al sector finca raíz e inmobiliario, que llamaron OIKOS. Aunque por aquel entonces el grupo empresarial no contaba con abundante experiencia, sí contaba con un grupo de emprendedores decididos a construir futuro, entre ellos su principal líder y empresario Gabriel Díaz Ardila, quienes empezaron a trabajar para ofrecerle oportunidades de vivienda a las familias colombianas.

 

OIKOS ha contado a lo largo de su trayectoria con diferentes y numerosos inversionistas y socios, siempre liderados por una junta directiva compuesta por personas de diferentes disciplinas. Desde sus inicios, se hizo importante la estructuración de una junta directiva en la que participaran fundadores, peritos en construcción, ingenieros, financieros y profesionales de otras áreas, como médicos, psicólogos y filósofos, quienes pudieran ofrecer nuevas perspectivas, ideas y propuestas de valor para el desarrollo de proyectos. La creación de líneas de negocio y la planeación de estrategias para que las personas de recursos económicos limitados adquirieran hogar, son resultado de los diálogos y decisiones de la junta directiva que, hasta el día de hoy, sigue siendo de especial importancia para el grupo empresarial.

 

Antes de lograr el crecimiento y reconocimiento actual, OIKOS nació como todas las empresa pequeñas, no contaba con instalaciones corporativas, la oficina funcionaba intermitentemente entre la casa de Gabriel Díaz, nombrado gerente general, y el lugar de obra de su primer proyecto de construcción OIKOS I, un edificio de vivienda multifamiliar en la ciudad de Bogotá, ubicado en la Avenida Boyacá No. 52-9 que culminaron en el año 1981.

 

OIKOS I fue el preámbulo de más de 5.000.000 metros cuadrados construidos en complejos residenciales, viviendas de interés social, establecimientos comerciales, parques industriales y edificios empresariales, que han contribuido con el desarrollo urbano de Colombia durante las últimas cuatro décadas. A la primera edificación le siguieron los proyectos multifamiliares OIKOS II, III, IV, V y 8 uno de ellos de Interés Social. A partir de estas construcciones, el grupo empresarial incursionó posteriormente en proyectos de oficinas y comercio, expandiendo sus servicios a otros públicos.

 

Con el transcurso del tiempo, Gabriel Díaz se consolidó como la cara visible de OIKOS, es un hombre creativo, visionario, humano, emprendedor, ético y constante en el trabajo, como lo describen sus colaboradores. Su visión e innovaciones hicieron posible que la empresa se robusteciera rápidamente, y creciera con líneas de negocio relacionadas al sector finca raíz e inmobiliario. Un factor determinante no solo para crecer en las épocas de bonanzas de construcción, si no clave para afrontar las crisis financieras del país y las épocas de baja inversión en proyectos inmobiliarios.

 

 

Momentos de crisis, la clave para construir KNOW HOW 

 

El Grupo Empresarial OIKOS, al igual que muchas empresas dedicadas a la construcción y al sector inmobiliario, se vio afectada por la crisis económica que vivió Colombia a finales del siglo XX. Aunque el crecimiento parecía prometedor en la década de los noventa, las crisis internacionales y la política interna repercutirían sobre la estabilidad económica del país. Los productos de exportación nacionales (café y petróleo) sufrieron caídas en los precios, una situación que afectó a países vecinos como Venezuela, Ecuador, Chile o Argentina. Colombia, por su parte, sintió en especial el peso del declive de los precios, pues dependía de la continuidad del financiamiento externo.

 

La recesión de 1999 evidenció el exceso de gasto público, déficit alto, incertidumbre e inestabilidad económica que aquejó a los hogares y al sector inmobiliario. Las familias que habían invertido en vivienda entraron en condición de pobreza, al intentar cubrir las elevadas cuotas del crédito hipotecario (UPAC). Junto a esto, la tasa de desempleo aumentó en 1999 acercándose al 20%, generando que el interés de compra de inmuebles residenciales, industriales y comerciales disminuyera drásticamente perjudicando notablemente a las empresas constructoras que son motor de crecimiento para el país. Muchas empresas constructoras se vieron obligadas a cerrar sus puertas frente a las dificultades prolongadas de la economía y del sector, recordando que para estos años los constructores en Colombia primero se endeudaban, construían y una vez terminado el proyecto se iniciaban las ventas.

 

Para OIKOS, que construía entonces proyectos que aún no se habían vendido por completo, la crisis económica demostró la necesidad de contar con actividades adicionales que soportaran la situación del ciclo en la construcción y que permitieran controlar los momentos críticos con mejor músculo financiero.

 

Para su fortuna, el grupo empresarial había emprendido un camino hacia la expansión en los años previos a la crisis, incorporando nuevas líneas de negocio asociadas al sector inmobiliario y de finca raíz, con OIKOS Inmobiliaria y OIKOS Títulos.

 

Estas dos líneas se convirtieron así en la clave para superar la crisis financiera y del sector. Los ingresos producto de arriendos, avalúos, administraciones de propiedad horizontal, venta de inmuebles usados y en especial la estructuración de fiducias inmobiliarias denominadas títulos de inversión y Derechos Fiduciarios, soportaron el desplome económico y evitaron el fracaso de la compañía. Gran parte de la estabilidad y éxito de OIKOS se debe a su visión de crear líneas de diversificación porque, en palabras de Gabriel Díaz, “una mesa con cuatro patas no se cae y es más estable que una de tres”.

 

 

Fortalecimiento del KNOW HOW con crecimiento y diversificación en OIKOS

 

OIKOS aprendió que en la diversificación estaba la fórmula secreta para mantener la estabilidad económica y dar permanente respuesta a las necesidades y demandas tanto de sus clientes como del mercado. Aprendió que el mercado de finca raíz es dinámico y sus clientes buscan permanentemente nuevos servicios y mejores opciones.

 

Es así como arrendar y vender inmuebles e invertir en finca raíz requería de innovación, tecnología y desarrollo para mantenerse vigente en el mercado y cumplir con las expectativas del mismo, es por esto, que el grupo empresarial expandió sus actividades en lo que hoy se conoce como líneas de negocio o pilares de la organización.

 

La precursora fue OIKOS Constructora, que suple la oferta de proyectos de tipo industrial, institucional, vivienda y comercial. Después de diez años de construir y aprender del negocio, se hizo evidente la necesidad de crear un portafolio de inmuebles para la venta de usados y arrendamiento en donde los interesados encontraran fácilmente la propiedad de su preferencia, fue así como se dio inicio a la línea de negocio Inmobiliaria a finales de los 80´s incluyendo la oferta de administración de inmuebles para las familias bogotanas, de La Sabana de la capital y sus municipios aledaños.

 

A su vez, con el paso de los años, esta línea fue adoptando estrategias tecnológicas para responder a las tendencias de la era digital, apostando en los últimos años a implementar herramientas que facilitaran los trámites de avalúo a los clientes y ofrecieran procesos intuitivos, rápidos y asequibles a través de Internet.

 

A comienzos de los años noventa se incursionó en la línea de negocios de titularización inmobiliaria, siendo OIKOS pionero en Colombia en este campo de acción que hoy es una herramienta financiera de uso frecuente en el sector. Con el objetivo de simplificar y facilitar la compra de proyectos inmobiliarios, la titularización convierte los inmuebles a través de un patrimonio autónomo en derechos fiduciarios de tal manera que la inversión puede ser compartida entre varios inversionistas, democratizando la finca raíz y convirtiéndola en un producto de fácil acceso para todos. La línea de OIKOS Títulos fue esencial en el desarrollo y maduración de los macronegocios inmobiliarios, ya que las personas encontraron la oportunidad de invertir en proyectos rentables, de acuerdo a sus capacidades económicas.

 

Posteriormente, a inicio de siglo, en el año 2005 nace OIKOS Storage, una línea de negocio que ofrece soluciones de almacenamiento para hogares y empresas. Las diferentes sedes de bodegas, están a la disposición de quienes buscan almacenar y cuidar sus pertenencias bajo el concepto de self storage. Actualmente existen más de diez sedes en Bogotá y otras ciudades del país, que cuentan con servicios de almacenaje, bodegaje personalizado y especializado. Una línea de negocio acíclica a la construcción que fortalece la estabilidad de la empresa.

 

La línea de negocio más reciente es Dimensión Vertical, creada para garantizar eficacia en la administración de propiedad horizontal de carácter industrial y comercial, brindando seguridad y convivencia en los inmuebles, además de otros servicios que estos puedan demandar como vigilancia, aseo, mantenimiento y venta o arrendamiento dentro de la copropiedad.

 

Las líneas de negocio de OIKOS son reflejo de su crecimiento y factor innovador, son la esencia de su Know How en el sector inmobiliario pues cubren por completo las necesidades relacionadas al sector finca raíz velando por la satisfacción y tranquilidad de sus clientes.

 

Trayectoria y experiencia empresarial

 

A lo largo de 40 años OIKOS se ha consolidado como una empresa impulsadora de emprendimientos inmobiliarios al interior del país. La calidad, diseño en infraestructura y valor agregado de sus proyectos, han hecho merecedor al grupo empresarial de numerosos reconocimientos y certificaciones, que destacan el compromiso personal y profesionalismo de su equipo de trabajo.

 

Desde el 2004 la labor de OIKOS ha sido resaltada en el sector constructor por FIABCI, la Federación Internacional de Profesionales Inmobiliarias Colombia. El primer reconocimiento a la Excelencia Inmobiliaria destacó la Urbanización el Trébol en la categoría de vivienda de interés social (VIS). Posteriormente, el grupo empresarial fue laureado por dos años consecutivos por los proyectos Terminal Terrestre de Carga de Bogotá y el Centro Empresarial Metropolitano en Cota, en 2008 y 2009 respectivamente. En el año 201 nuevamente recibió la distinción, esta vez por Yanbal Everest en la categoría industrial. Al año siguiente fue galardonado con el premio al mejor proyecto industrial del país por su trabajo con la Planta de Distribución de COPIDROGAS en la calle 80 vía Siberia.

 

Posteriormente, bajo la misma senda meritoria, OIKOS recibió el premio a la Excelencia Inmobiliaria en 2016 como la Empresa Promotora del Año, un reconocimiento otorgado a las compañías del sector edificador que construyen una Colombia mejor. El último galardón fue recibido en octubre de 2018 al mejor proyecto de interés social con OIKOS Versalles en Zipaquira.

 

Los galardones son resultado de las buenas prácticas empresariales, la calidad y la innovación de los proyectos de OIKOS, que trascienden en el mercado y lo convierten en un referente del sector.

 

Las certificaciones que ha alcanzado la empresa constructora son prueba de su constante búsqueda por la excelencia. Cuenta con certificación de calidad bajo la norma ISO 900 inclusión de temas ambientales con ISO 14001 y salud ocupacional y seguridad industrial con OHSAS 18001. Recientemente, su proyecto de condominios campestres en Cajicá, OIKOS Savanna, adquirió la certificación EDGE de construcción verde, gracias a las estrategias implementadas en el proceso de edificación en materia de sostenibilidad, cuidado del medio ambiente y aprovechamiento de los recursos naturales..

 

Oferta de valor de OIKOS

 

La oferta de valor de OIKOS es diferente para cada proyecto, pues se diseña de acuerdo al sector en el que se construirá y a las necesidades de la comunidad. De este modo, OIKOS cuenta con un amplio portafolio de proyectos diferenciales: viviendas campestres en terrenos amplios y naturales como los que ofrece en la Sabana de Bogotá, proyectos de renovación urbanística, viviendas de interés social, bodegas de almacenamiento y oficinas.

 

Los proyectos de OIKOS destacan por su diseño y calidad. A nivel de construcción de vivienda, los clientes pueden encontrar casas, apartamentos y apartaestudios que cuentan con zonas comunes de lujo, club deportivo o centro comercial del proyecto a pocos kilómetros del mismo, aspectos que favorecen al bienestar y comodidad de los futuros residentes. Además, el grupo empresarial se ha preocupado desde su fundación por ofrecer viviendas asequibles para los hogares con menores recursos económicos, construyendo proyectos VIS confortables e innovadores como La Península en Bogotá, un proyecto de “autoconstrucción” con enfoque humanitario. La idea surgió con la junta directiva como una alternativa para que las personas con poca capacidad para comprar una casa edificada, pudieran adquirir una propia participando activamente en su construcción. OIKOS realizó dos modelos base y comercializó lotes que las familias edificaban de acuerdo a sus preferencias o replicando los modelos. El resultado: 420 hogares autoconstruidos.

 

Al igual que la creación de viviendas para población con pocos ingresos, las iniciativas ambientales hacen parte de la oferta de valor de OIKOS y de sus estrategias de responsabilidad social empresarial. El respeto por los entornos naturales, la arborización y la implementación de sistemas de construcción sostenibles son una de sus prioridades, contribuyendo a la armonía entre desarrollo y naturaleza. Ejemplo de ello es Savanna Palos Verdes, un proyecto de casas construido para ser amigable con el entorno, pues su contrapiso, entrepiso y techo están fabricados con placas de concreto aligerado que, por su peso, disminuyen la energía incorporada en su instalación, la luz solar es aprovechada durante el día para alimentar el sistema de manejo bioclimático, la iluminación es LED y se implementan drenajes de bajo consumo para posibilitar el ahorro de agua.

 

Equipo talentoso, proyectos exitosos 

 

El éxito en los proyectos de construcción depende en gran parte de los trabajadores, de su actitud para cumplir con las labores cotidianas, su satisfacción en la empresa y competencias profesionales. Así lo reconoce Gabriel Díaz, presidente de OIKOS, quien le otorga vital importancia a la relación con sus colaboradores, pues son la fuerza laboral que hace tangibles los proyectos e impulsa al grupo empresarial como una organización líder en el sector finca raíz.

 

En OIKOS los vínculos con los empleados no se limitan al pago por un servicio y el cumplimiento de un horario. Son lazos duraderos que se basan en el respeto por los derechos personales. La empresa se preocupa por la satisfacción de sus trabajadores, el bienestar de su familia, sus ambiciones e inconvenientes, para respaldarlos en los momentos que necesitan. Así, logran que sus colaboradores trabajen con entusiasmo, cariño, dedicación, compromiso y lealtad, factores que favorecen la realización de proyectos exitosos.

 

En este orden de ideas, el instrumento indispensable de OIKOS para mantener las buenas relaciones con su equipo de trabajo, es el diálogo.

 

 

Transición generacional

 

Uno de los hechos más importantes que destaca Gabriel Díaz desde la creación de OIKOS, hace referencia al momento en el que la segunda generación tomó la dirección de la compañía hacia el año 2005. Sus hijos, Luis Aurelio y Claudia, son hoy en día gerente general y gerente comercial del grupo empresarial, respectivamente.

 

Estadísticas demuestran que aproximadamente el 70% de las empresas familiares fracasan en la transición de una generación a otra, a causa de las diferencias entre sus miembros o la falta de preparación respecto al negocio familiar. Sin embargo, en el caso de OIKOS, la transición fue un proceso exitoso y libre de conflictos.

 

¿La razón? Tanto Claudia como Luis Aurelio Díaz llegaron muy bien preparados para afrontar la dirección y asumir las responsabilidades corporativas, conscientes del compromiso y esfuerzo de sus fundadores. Antes de tomar la gerencia, cada uno estudió profesionalmente y trabajó en compañías distintas, ampliando su visión y experiencia laboral.

 

Para el momento en que decidieron ser parte de OIKOS, Gabriel Díaz estaba dispuesto a entregar la empresa a la segunda generación y aceptar las decisiones e ideas de sus sucesores. De hecho, reconoce que sus conocimientos, capacidad para conceptualizar lo nuevo y decidir sobre su implementación, han permitido que el grupo empresarial crezca considerablemente. De igual modo, se ha optado por optimizar los procesos y el control del desarrollo de las obras con el uso de recientes sistemas y tecnologías, lo que ha posibilitado conocer el progreso diario de los múltiples proyectos.

 

Perspectivas de OIKOS en el futuro

 

Las cuatro décadas de trabajo de OIKOS han enseñado al grupo empresarial la importancia de aprender del entorno y emprender proyectos innovadores, que destaquen por su calidad, iniciativas ambientales y cumplan con las expectativas de la comunidad. A futuro, las directivas esperan continuar construyendo proyectos comerciales, industriales y de vivienda que se consoliden como referentes.

 

Por una parte, Gabriel Díaz anhela que se desarrollen plenamente todas las líneas de negocio, se fortalezcan y, por tanto, sean capaces de soportar los cambios y crisis que puedan existir en los próximos años. A la vez, espera que la nueva generación a cargo mantenga la sabiduría para hacer uso prudente de la liquidez, y de los diferentes servicios y productos que OIKOS ofrece. De este modo, la compañía se mantendrá estable por más décadas.

 

Sus directivos hoy proyectan a OIKOS como una empresa líder en el sector de finca raíz, con productos de innovación y excelencia. No descarta la posibilidad de crear nuevas líneas de negocio que trasciendan en el sector y respondan a las inquietudes de sus clientes, tal como lo lograron con OIKOS Inmobiliaria y Storage. Otro aspecto que se potencia desde ahora y se continuará en el futuro, es el aporte ambiental a través de la construcción, una de las actividades con mayor índice de contaminación en el mundo.

 

OIKOS, ahora en cabeza de la segunda generación, representa oportunidades de vivienda y negocio para los inversionistas del país, es un grupo empresarial fuerte que contribuye al desarrollo económico y en infraestructura de Colombia, ofreciendo servicios completos y de calidad. Tras 40 años de experiencia, sus procesos en el sector de finca raíz e inmobiliario se han afianzado y prometen mantenerse a la vanguardia, con el fin último de continuar CONSTRUYENDO FUTURO.

COMPARTIR EN: