Qué es lo que debe considerar al momento de adquirir un inmueble en arriendo

jueves 28 de enero del 2016 | Por: Equipo de redacción OIKOS
Arriendo de vivienda  - Oikos Inmobiliaria

El arriendo es un contrato en el cual el dueño o empresa inmobiliaria decide alquilar su vivienda, local, bodega u oficina a una persona, familia o empresa, por medio de un contrato que establece ciertas condiciones de estadía y uso, reglas y un precio. Arrendar es una opción viable para, por un lado, muchas familias jóvenes, personas o estudiantes solos que desean un lugar para vivir por un precio asequible; o por otro lado para empresarios, comerciantes o empresas que deseen establecer su negocio sin los costos que representa comprar o construir un establecimiento u oficinas.


Con las altas valorizaciones de los inmuebles en años recientes, además de las tasas de interés poco flexibles al momento de pedir un crédito, comprar una casa es una decisión difícil a la hora de querer independizarse o de querer montar una sucursal u oficina de nuestro negocio, por lo que un arriendo nos ahorra los dolores de cabeza de los bancos, impuestos catastrales y cuotas altas cada mes. Eso si, el escoger el inmueble adecuado para nuestras necesidades y bolsillo no es tarea fácil.


Consejos a tener en cuenta

Buscar y analizar diferentes opciones: Adquirir un lugar en alquiler no es una decisión que debe tomarse a la ligera. Primero debe analizar todo el tipo de inmuebles en arriendo en Bogotá, las zonas que son más amables con su bolsillo y que se acercan a sus necesidades. No se contente con visitar pocos inmuebles, entre más opciones tenga, mejor.


Analice las bondades del sector que más le atrae: Dependiendo del lugar que escoja, debe tener en cuenta las vías de acceso a este, el volumen del transporte público a su disposición y las zonas comerciales o puntos de interés cerca del inmueble. Esto cobra mayor importancia a la hora de arrendar una bodega, local u oficina, en donde debe tener en cuenta el volumen comercial de la zona y la facilidad de acceder a él.


Revisar con detenimiento el estado de la vivienda, local o edificio, así como las calles de acceso y cualquier detalle de construcción dentro y fuera del inmueble. Esto es importante porque nos permite analizar si el estado que promete el arrendatario es el mismo que puede encontrar, y para evitar fallas o daños graves en el futuro.


Tener en cuenta los servicios con los que cuenta: Desde los más básicos, como agua, luz y teléfono, hasta los extras como internet y televisión por cable o satelital, además de los costos de administración si aplican.


Revisar todos los papeles y documentos legales del inmueble, si tiene deudas o si realmente el dueño es quien lo está arrendando. Existen casos de estafas en los que usted puede salir mal librado tras solo haber firmado un contrato de arrendamiento.


Finalmente, revise bien el contrato que firmará, y acuerde todas las condiciones y pormenores con el dueño acerca de precios, reglas, duración, formas de pago, entre otros detalles relevantes al momento de ocupar un inmueble en alquiler.


Considerando todos estos consejos, siempre tenga presente que la decisión de adquirir de esta manera una vivienda es un paso importante, que no debe ser tomado a la ligera y que es mejor tomarse el tiempo para escoger el mejor inmueble ante sus necesidades, en vez de  apresurarse y escoger un lugar que no cumpla sus expectativas o tenga muchos más problemas y defectos de los que esperaba.

COMPARTIR EN:
Contáctenos
CONTÁCTENOS
*Campos obligatorios